Blog -Revista Digital OnlineLibrosMonarcas De Las Alturas

Monarcas de Las Alturas

March 28, 2017 — by Celsa Rocha0

main

Blog -Revista Digital OnlineLibrosMonarcas De Las Alturas

Monarcas de Las Alturas

March 28, 2017 — by Celsa Rocha0

¿Por qué ESPERAR en Dios?

Imagen del Libro

Cuando se inventó la locomotora en años pasados, realmente fue una gran innovación. Ésta era impulsada por la acción del vapor del agua cuando el combustible predominante era el carbón.

La locomotora de vapor se manejaba con un equipo de al menos dos personas. Una era el maquinista que controlaba el tren en conjunto; otra era el fogonero, que era el responsable del agua, del fuego y la presión. Cuando el fogonero le ponía carbón al fogón, el agua de la caldera comenzaba a calentarse y producía vapor. Tanto el maquinista como el fogonero debían “ESPERAR” el tiempo apropiado para que el agua hirviera. Cuando el agua llegaba a los 211 grados, el maquinista no podía hacer que el tren se moviera todavía. Debían de esperar a la temperatura correcta de 212 grados, la cual producía el vapor necesario que por medio de su presión se convertía en fuerza motriz. Exactamente a los 212 grados de temperatura se obtenía la energía suficiente para impulsar la gran locomotora de vapor.

Si te das cuenta, sólo un grado era la diferencia para mover una máquina tan pesada que viajaría a la siguiente ciudad. Sin embargo, debían ESPERAR el tiempo necesario para que el agua alcanzara la temperatura correcta para producir el vapor. De esta manera también está probado que el ESPERAR en Dios permite que Él finalice el cumplimiento perfecto de su plan para cada uno de nosotros. Sin embargo, para muchos, es un poco difícil esperar que llegue el tiempo adecuado de Dios para ellos.

En muchas ocasiones el desánimo llega a los 211 grados y soltamos nuestro proyecto. Si se pudiera reconocer que se está llegando al grado de ebullición y que sólo un pequeño esfuerzo extra nos llevaría a mover la montaña y echarla al mar, entonces la situación cambiaría. Éste grado solamente puedes lograr que te lleve de lo bueno a lo mejor, de estar inactivo al avance.

La vida es como un libro de 365 páginas. Hoy es un nuevo día. Tienes en tus manos éste libro. La decisión es tuya, lo lees o lo abandonas. Si comienzas a leerlo con una actitud de 212 grados, estarás en la mejor posición de avanzar y llegar a tu meta. Por otro lado, si muchas veces has intentado triunfar y has fracasado porque has actuado con tus fuerzas, con tus habilidades, con tu experiencia, de acuerdo a tus sentimientos y sientes que no avanzas, es muy posible que solamente hayas llegado a los 211 grados.

Pero esta vez te desafío a que intentes, pruebes, actúes en el tiempo y fuerza de Dios. No te rindas, solamente una pequeña espera de un solo grado te podrá llevar al punto de ebullición. Tenemos solamente una oportunidad de pasar por esta vida. Vívela dignamente y deja tu huella marcada en el tomo de la enciclopedia de tu historia.

 Durante las tormentas, al águila tiene la capacidad de bloquear sus alas en posición fija que le permite a la vez, ser remontada con la misma fuerza de los vientos por encima de la oscura tempestad y permanecer de esa manera hasta que se debilitan los fuertes vientos.

Es una gran lección para aprender de la actitud de las águilas. Por medio de esta analogía, la autora te invita a observar la excelencia, conducta y particularidad del águila.

Tomado del libro: “Monarcas de Las Alturas”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *